INTERVENCIÓN COGNITIVO-CONDUCTUAL

aaaaaaaaaaaaaLa intervención cognitivo conductual designan a un amplio número de estrategias encaminadas a salir los déficit cognitivos relacionados con la toma de decisiones entre alternativas, toma la perspectiva social, amplitud de estrategias de solución de problemas, percepción de emociones y conductuales. Debe considerarse como una parte importante en la intervención psicopedagógica tomando en cuenta las características individuales del paciente. Se debe de administrar en forma individual, trabajando las áreas en proceso dadas por el diagnóstico y la evaluación psicopedagógica previa del paciente.

Se debe considerar las diferencias individuales tales como: temperamento, estilo de aprendizaje, respuesta al esfuerzo, así como el autoconcepto y la autoestima, las expectativas de éxito, nivel madurativo y la capacidad inicial de autocontrol.

Algunas consideraciones a tomar en cuenta:

  • Enseñar al sujeto a mantener la atención puede ser un requisito imprescindible y anterior al entrenamiento en estrategias de solución de problemas.
  • Enseñar al sujeto a demorar las recompensas y a superar los fracasos, es aumentar el umbral de resistencia o tolerancia a la frustración, enseñándole técnicas que faciliten su rendimiento.
  • Ayudar a los padres, compañeros, hermanos, profesores a que  con el sujeto en forma natural, a fin de generalizar la implantación de conductas en un contexto apropiado.
  • Enseñarles a utilizar las estrategias cognitivas, cuándo usarlas y en qué casos su uso puede ser inapropiado o contraproducente.
  • La intervención cognitiva conductual debería de iniciarse antes de la administración de estimulantes con el fin de que se el sujeto atribuya a su propia conducta los logros que va obteniendo, en lugar de la “pastilla mágica” (Bugental, 1977).
  • El proceso de intervención no existe un tiempo especifico este varía según los avances que va adquiriendo el sujeto.
  • Mantener una conducta no debe de suponerse, es decir deben de orientarse la intervención a la generalización y otra parte al mantenimiento de los efectos a largo plazo.
  • No se debe dejar de lado los modelos emocionales, recordemos que un paciente con hiperactividad tiene dificultades para el reconocimiento y regulación de sus propias reacciones afectivas, por lo tanto la intervención debe de incidir sobre los pensamientos, sentimientos y las acciones abiertas.
  • Con esta técnica de intervención se le enseña a que él mismo puede aprender a autoprogramarse y a evaluar, seleccionar y modificar su ambiente para optimizar los resultados.
  • La intervención debe ser atractiva.
  • La relación del psicopedagogo y el paciente es muy importante porque debe ser modelo de conducta y constante fuente de refuerzos y motivación.

Print Friendly, PDF & Email
Vivian Pérez Echeverría
— Vivian Pérez Echeverría

No hay comentarios aún.

Translate »